Captura De Pantalla 2015 11 17 A La S 16 20 49

A pesar de que es sobradamente conocido que nuestro lenguaje (tanto verbal como no verbal) es capaz de delatar nuestras intenciones y que, incluso, las palabras escogidas llevan aparejadas ciertas connotaciones y, en definitiva, un imaginario que define rasgos de nuestra educación y personalidad, lo cierto es que el software centrado en esta clase de análisis se encuentra, todavía, muy limitado salvo contadas excepciones.

Es el caso de Cogito que, con su recién estrenada ronda de financiación (de 5, 5 millones de dólares, anunciada hoy mismo) y gracias a la tecnología del MIT y el apoyo de la DARPA, ha creado uno que revela las señales inconscientes de la voz humana; un sistema que esta nueva inyección de capital promete mejorar y en la que han participado compañías de la talla de Salesforce Ventures y Romulus Capital (también con raíces en el Instituto de Investigación de Massachusetts).

Así es el software de Cogito

De esta manera, su sistema da servicio, principalmente, a aquellas empresas que desean analizar el comportamiento y sensaciones de sus clientes en tiempo real, por ejemplo, durante una llamada telefónica; algo que les permite reaccionar de un modo u otro, empleando unas determinadas técnicas de márquetin, mostrándose más afables o agresivos, y un largo etcétera que ya puedes suponerte y que, en definitiva, se centra en mejorar las comunicaciones entre las personas.

“Nuestra misión principal es mejorar la calidad de vida de los millones de profesionales de la telefonía y de los miles de clientes a los que sirven”, apunta su consejero delegado y fundador, Joshua Feast.

Captura De Pantalla 2015 11 17 A La S 17 44 30

Unas métricas que, como apunta Krishna Gupta, director ejecutivo de Romulus Capital, “blandas” que, “a diferencia de las duras como la duración de la llamada”, son muy complicadas de cuantificar.

Además, Cogito no se limita únicamente a evidenciar estos parámetros que pueden plasmarse a través de la voz, sino que también incorpora una guía de comportamiento que se activa instantáneamente y que va dándole instrucciones a su usuario de cómo reconducir la conversación, distendirla y similares.

Algo que también podría intimidar a los interlocutores (en caso de saber que está operando esta clase de sistema), una posibilidad ante la que sus creadores se muestran optimistas: “sin duda es genial para los consumidores porque estamos ayudando a mejorar su experiencia”.

Fuente: http://ift.tt/1j5Ht2F